Un buen desayuno mantiene lejos el aumento de peso

octubre 11, 2017

Tomar un buen desayuno y alejarse de los hábitos de picotear puede proporcionar la clave para llevar una vida más sana y prevenir el aumento de peso, muestra un nuevo estudio.

Parece que el dicho popular: “Desayuna como un Rey, Almuerza como un Príncipe y Cena como un Mendigo” se confirma cada vez más por estudios que, además muestran sus grandes beneficios a la hora de perder peso y mantener el descenso logrado por un largo tiempo repercutiendo favorablemente en el peso corporal.

El aumento de peso no saludable es un problema que muchos estadounidenses tienen que hacer frente y qué programas dirigidos por el estado que promueven hábitos dietéticos saludables buscan prevenir. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el 36,5% de los adultos, y alrededor del 17% de los niños en los Estados Unidos viven con la obesidad.

El exceso de peso también pone a las personas en un mayor riesgo de desarrollar enfermedades graves, como enfermedades del corazón, diabetes tipo 2 y algunos tipos de cáncer.

La investigación sobre nutrición, hábitos alimenticios saludables y cómo nuestra dieta afecta nuestras vidas cotidianas se lleva a cabo de manera regular, con nuevos descubrimientos reportados todo el tiempo. Por ejemplo, un análisis reciente sugiere que algunos biomarcadores podrían predecir la efectividad de las dietas para bajar de peso.

Un nuevo estudio sobre la relación entre el impacto de las comidas y su frecuencia al aumento de peso ha sido realizado por el Dr. Hana Kahleova, de la Escuela de la Universidad de Loma Linda de Salud Pública (LLUSPH), en California. Colaboró ​​con los colegas de su propia institución, así como del Instituto de Medicina Clínica y Experimental y del Instituto de Endocrinología, ambos con sede en Praga, República Checa.

Sus resultados fueron publicados en The Journal of Nutrition, y fueron co-escritos por el profesor Gary Fraser, de LLUSPH. El Dr. Kahleova presentará los hallazgos en la Conferencia Internacional sobre Nutrición en Medicina, en Washington, D.C., el 29 de julio.

Participantes con hábitos alimenticios peculiares

Los investigadores trabajaron con participantes del Estudio de Salud Adventista-2 (AHS-2), un seguimiento de la vida de la salud de 96.000 adventistas del séptimo día de los EE.UU. y Canadá esfuerzo.

El AHS-2 considera que la población Adventista está situado a un menor riesgo de desarrollar condiciones y enfermedades tales como hipertensión, enfermedades del corazón, cáncer o diabetes. Esto, sugieren los investigadores, puede ser gracias a sus hábitos alimenticios específicos.

Dirigido por el Dr. Kahleova, el estudio incluyó a 50.660 individuos adultos de esta población, todas las edades 30 o más viejo. Se enfocó en el posible vínculo entre cuándo y con qué frecuencia comen las personas, y su índice de masa corporal (IMC).

Los participantes tenían varios tipos de cuerpo y tamaños, los investigadores especifican, y sus hábitos alimenticios y los resultados de salud se controlaron durante un período promedio de 7 años.

Al principio, se pidió a los participantes que rellenaran un cuestionario, detallando su historial médico, prácticas alimenticias, actividad física y otra información relevante. Como el estudio continuó, llenaron formularios de seguimiento declarando cualquier evento de salud importante. El cuestionario final de seguimiento informó con qué frecuencia los participantes tomaban sus comidas normalmente y en qué momentos del día.

El desayuno es bueno, la cena menos

El estudio tuvo varios hallazgos principales. En primer lugar, mostró que las personas que comían regularmente sólo una o dos comidas por día tenían una disminución en el IMC. Por el contrario, aquellos que comieron más de tres comidas al día aumentaron su IMC, y cuanto más comidas comieron, incluyendo meriendas, mayor fue el aumento de peso.

Los investigadores también encontraron que las personas que desayunaban con regularidad tendían a perder más peso que las personas que decidieron omitir el desayuno.

Más importante aún, los participantes cuya mayor comida del día fue el desayuno experimentó una gran disminución del IMC, en contraste con los que hicieron el almuerzo o la cena su comida más grande.

Además, los investigadores encontraron que saltarse la cena por completo y tener un largo, 18 o 19 horas, durante la noche rápidamente contribuido a la pérdida de peso.

Otros buenos hábitos alimenticios, observan los investigadores, incluyen dejar entre 5 y 6 horas entre el desayuno y el almuerzo y abstenerse de meriendas durante el día.

Estos hallazgos confirman lo que también se dedujo de estudios previos realizados con muestras de población más pequeñas. La importancia del desayuno para nuestra dieta y su impacto en nuestra salud general se han apreciado durante mucho tiempo, sin embargo, este es el primer análisis reciente que se llevará a cabo en una muestra de población tan grande y sin restricciones.

La edad afecta el IMC

Los investigadores también destacaron que existe un fuerte vínculo entre el IMC y la edad avanzada. Según ellos, los participantes menores de 60 tendían a ganar más peso, mientras que los mayores de 60 tendían a experimentar una pérdida de IMC.

En este contexto, señalan que las personas menores de 60 años con hábitos dietéticos más conscientes, que comen el desayuno como su comida principal, tienden a evitar el aumento de peso que se espera en su categoría de edad.

“Antes de los 60 años, aquellos que comían calorías antes en el día tenían menos ganancia de peso”, dice el profesor Fraser. “Durante décadas, el efecto total [de comer regularmente un gran desayuno] sería muy importante”, añade.

Al mismo tiempo, el estudio observa que las personas mayores de 60 años, que naturalmente pierden más peso, serán afectadas de manera similar por este régimen, lo que podría conducir a resultados de salud negativos en algunos casos.

Una comprensión más clara del impacto que la frecuencia de las comidas y la importancia que las comidas tienen en los niveles de IMC podrían, por lo tanto, ayudarnos a tomar decisiones mejores y más informadas sobre nuestras necesidades individuales de salud y dietéticas.

Publicado in Es saludable saber