La lucha contra la malaria se estanca en el mundo

noviembre 30, 2017

La Organización Mundial de la Salud advierte de que los progresos contra la malaria se han estancado, con casi el mismo número de casos y fallecimientos en 2016 que en el año previo. El español Pedro Alonso, director del Programa de Malaria de la OMS, lanza la voz de alerta.

Tras más de una década de progresos históricos, el Informe Mundial sobre el Paludismo de 2017 presentado en Nueva Delhi supone, a juicio de la OMS, una primera “llamada de atención” sobre la situación de esta enfermedad.

“La historia de la malaria es muy clara, cuando se deja de pedalear, no solo no se avanza sino que uno va para atrás y, por lo tanto, lo vemos con preocupación”, reconoció en declaraciones a Efe el director del Programa de Malaria de la OMS, Pedro Alonso, que encabezó hoy en la capital india la presentación del informe.

“Este año supone un punto de inflexión, ya no es un mensaje claro, inequívoco de progreso, estamos hablando de estancamiento y en algunos países, no pocos, retrocesos”, alertó.

Las cifras relativas a 2016, explicó, son “muy similares” a las de 2015.

El pasado año se registraron 216 millones de casos de malaria, alrededor de un 2 % más que el año previo, cuando se estima que hubo 211 millones de enfermos de malaria.

La gran mayoría de los casos, el 90 %, están concentrados en la región africana.

Tampoco varió apenas el número de muertos a causa de la enfermedad: unos 445.000, en comparación con los 446.000 estimados en 2015, una reducción que se extendió por todas las regiones con excepción del Mediterráneo Oriental, donde la tasa de mortalidad se mantuvo igual.

El 80 % de los decesos se concentraron en catorce países de África subsahariana y la India, según el informe.

“El progreso ha parado, no quiere decir todavía que estemos yendo para atrás pero ciertamente que después de una década o casi quince años de progreso continuado y realmente histórico, en términos de casos de malaria, en términos de muertes por malaria, ya no estamos viendo más progreso”, advirtió Alonso.

Para el experto, esta falta de avances constituye “una primera llamada de atención”.

Sin embargo, el informe también destaca algunos puntos positivos.

En 2016, año en que dos países, Kirguizistán y Sri Lanka, fueron certificados por la OMS como libres de malaria, también aumentó el número de naciones que avanzan hacia la eliminación del mal, al registrarse menos de 10.000 casos de la enfermedad en 44 países.

El año previo sólo 37 países habían reportado una cifra por debajo de esa marca.

“Las luces es que hay algunos países que han continuando mejorando de forma intensa, el número de países que se están acercando a la eliminación sigue creciendo, los sistemas de vigilancia epidemiológica continúan mejorando”, enumeró.

Fuente: EFE Salud

Publicado in Es saludable saber